América de Cali, otro grande al pozo

Años sin patrocinio, una pésima dirigencia, los malditos promedios que tanto gustan en Sudamérica y un año de pesadilla han dado con los huesos de un grande no solo colombiano sino también continental, en la segunda división. Si hace apenas una semana hablábamos del maleficio que persigue a los grandes bogotanos Millonarios y Santa Fe, lo de hoy es mucho peor. No solo caen 13 estrellas de campeón, 4 subcampeonatos de la Libertadores e infinidad de tardes de gloria con la brillante casaca roja del América, sino un sentimiento resquebrajado que sus muchos hinchas esparcidos por el país cafetero ya han prometido no abandonar en la travesía por el desierto.

Situémonos en contexto: La Mechita finalizó 12º en el torneo Apertura y 8º en el Clausura, llegando a disputar las eliminatorias por el título en éste último, aunque cayó en cuartos de final ante Once Caldas, que se encuentra disputando la final actualmente (ayer cayó 3-2 ante Junior en la ida). 2011 llegaba complicado, con América obligado a apretar ante la mala situación en la tabla porcentual de promedios, que prometía darles guerra de no hacer un buen año. Así fue, ocupando el penúltimo lugar que los obligada a disputar la promoción ante Boyacá Patriotas, subcampeón en la categoría del ascenso.

El choque de ida comenzó bien para los americanistas. Cabezas los adelantó apenas con 8 minutos disputados, pero la expulsión de Bustos mediado el primer tiempo complicó las cosas. Luego Guerrero igualaría tras el descanso, aunque el empate final daba a entender que el gigante se impondría al humilde conjunto de Patriotas en el Pascual Guerrero.

Pero aquella tarde estaba destinada a quedar grabada para siempre en la retina del aficionado no solo de ambas instituciones, sino también colombiano. La tensión cargaba un ambiente pesado ante lo histórico de la noche caleña. Al descanso, un inquietante 0-0 reinaba en el marcador. Regreso de vestuarios, gol de Jairo Castillo, quizá el jugador más emblemático del América. Respiro de alivio, se encamina la salvación, el principio del fin de la pesadilla. Pero poco dura la alegría, ya que apenas sobrepasada la hora de juego, nuevamente Guerrero, tal como sucedió unos días antes en Tunja, ponía las tablas. Ya el marcador no se movería, llegándose a la tanda de penaltis, escenario de tantas alegrías y frustraciones, el pánico futbolístico reducido a un duelo con 11 metros de distancia.



Las imágenes son totalmente dramáticas. Carlos Chávez, arquero que debutase en Primera en las filas del América 6 años atrás, es el encargado de lanzar el penalti que puede llevar a la gloria por primera vez en su corta historia al Patriotas, pero también el que puede pasar a los anales por aniquilar por primera vez a un grande, ya que nunca hasta entonces había descendido de categoría un club de semejante historial.

Lo convierte con frialdad pero no lo festeja, como bien se puede apreciar en las imágenes. Las gradas son un mar de lágrimas, así como el terreno de juego donde los jugadores caen descompuestos ante la tragedia. Ya han prometido volver, así como su fiel hinchada acompañarlos donde haga falta.

Hace poco tiempo se cumplieron 25 años de la final de Copa Libertadores que perdieron ante River Plate, hoy también en la ‘B’. 2011 ha sido un año maldito para ambos, aunque ojalá los volvamos a ver pronto en el primer plano internacional enfrentándose entre ellos. Entonces será un duelo entre viejos amigos, llenos de cicatrices pero con el corazón curado de espantos. Ya se los añora, regresen pronto.

3 comentarios:

Juampex dijo...

Puf. Sabía que el América había descendido pero no conocía el contexto, que le da un dramatismo aún más terrible al propio hecho de descender.

Me he quedado helado. La cara del portero del Patriotas al meter el gol, inundada de tristeza, es impactante.

Gracias por esta historia Domin.

cityground dijo...

Me he enterado hoy que había descendido, ni idea que jugaba la promoción.

Otro histórico al pozo, como con River lo seguiré en su viaje de vuelta. Eterno perdedor de finales de Libertadores el America.

Odio los sistemas sudamericanos de liga, no se puede estar jugando los cuartos de final por el titulo y a la vez la promoción de descenso, es de locos.

Jairo Castillo lo conozco, seguro que no olvida el penalti fallado, es muy veterano ¿no?

Martín dijo...

Lo siento, pero me cuesta sentir pena, estando manchado(y de que manera) la historia del club por sus relaciones con el narcotrafico. Buena parte de ese historial que posee no hubiera sido conseguido sin dinero manchado de sangre. En cierto sentido, creo que esto, este descenso, era necesario. Que le sirva de penitencia, y tal vez, despues, se le puedan perdonar sus pecados...